Sobre las relaciones entre Marroquíes Bajos y la narración de Platón sobre la Atlántida (precisando mi objeto de estudio).

Jmolinavaldes en un comentario en mi blog atlántidaenjaen.wordpress.com me pide un cuadro sobre las “relaciones entre la ciudadela de Marroquíes Bajos y la Atlántida”, que incluya: “autoridad, publicación, fecha, enlace”. Esto es lo que yo sé del tema:

Díaz-montexano fue el primero en relacionar Marroquíes Bajos con la Atlántida diciendo que presenta “un diseño en su planta urbanística similar al de la capital de la Atlántida”, informe a la UNESCO de 2003. Expone “las pruebas sobre mi autoría original de la hipótesis Atlante de Marroquíes Bajos” en el siguiente post de Facebook

Desde entonces se ha referido a ella como una ciudad hermana de la capital de la Atlántida, construida con el mismo patrón…

Pero, claro, eso es algo tan evidente que lo único que se puede reconocer es que haya sido el primero en publicarlo. Lo importante no es quién la relacionó por primera vez, sino qué tipo de relación se demuestra que existe. La ciencia no es un concurso de méritos. Lo que valoramos de Newton no es que dijera que las manzanas caían hacia abajo, sino que a partir de esa evidencia y a partir de la pregunta “¿Por qué esa manzana siempre desciende perpendicularmente hasta el suelo?” demostrara la ley de la gravedad.

Para nosotros la pregunta es: ¿Qué relación existe, si es que existe, entre la ciudad calcolítica y la narración platónica de la Atlántida?

Si decimos que Marroquíes Bajos fue una ciudad de la Atlántida, habría que precisar qué entendemos por Atlántida. Porque si decimos que era una ciudad de una cultura o civilización de la que no tenemos ninguna evidencia arqueológica y que se encuentra en una isla hundida, de la que no existe ninguna evidencia geológica, no sé de qué estamos hablando. No es lo mismo decir que era una ciudad de una cultura desaparecida sin dejar rastro a decir que era la capital política y religiosa de una civilización que realmente existió y que esta puede identificarse con el neolítico final y el primer calcolítico, que dejó sus huellas, su arte, su cosmovisión en el paisaje y en la mitología de las cultura mediterráneas posteriores y en la incipiente historia griega, y que, por tanto, puede estudiarse como un hecho, no como un mito o leyenda.

Eslava Galán en “España insólita y misteriosa”, 2006, relaciona la Atlántida con Tartessos y dice “La capital de la Atlántida, extrañamente concebida en forma de anillos concéntricos de agua y tierra, podría parecer producto de la viva imaginación de Platón o del sacerdote egipcio, si no fuera porque los arqueólogos de la universidad de Jaén han encontrado en la zona de Marroquíes Bajos, a las afueras de la ciudad, un antiguo asentamiento precisamente compuesto de anillos concéntricos de tierra y canales de agua ¿Podría reflejarse esa imagen tartéssica tan en el interior de Andalucía? Sin duda, pudo.” Es decir, apuntaba esa posibilidad, como yo lo estoy haciendo, aunque la relaciona no con la capital de la Atlántida sino como un reflejo de Tartessos, que él identifica con la Atlántida, y que estaría entre Cádiz y Huelva.

En 2009 ofrecí una conferencia, organizada por la As. Iuventa, el periódico Ideal publicó una reseña el 21 de junio de 2009 a partir de una entrevista que se me hizo por teléfono, donde se dice que Luis Lucena Canales “plantea la posibilidad de que la ciudad del Santo Reino, concretamente la macroaldea neolítica de Marroquíes Bajos, sea el modelo que eligió Platón para elaborar el mito de la Atlántida”. Así como, en otras cuestiones, el artículo no recoge bien mi pensamiento, en este caso así es como se lo dije a la periodista y así es como lo dije en mi conferencia. Ni siquiera lo afirmaba porque aún no había hecho un estudio como el que estoy publicando ahora.

 

PRECISANDO MI OBJETO DE ESTUDIO

Cuando digo que Marroquíes Bajos pudo ser el referente de la narración platónica de la Atlántida, no estoy afirmando que la Atlántida, como tal haya existido, aunque tampoco lo niego. Me centro en mi objeto de estudio, bien definido, e investigo qué correspondencias hay entre la narración de Platón y los datos que aporta la observación directa y la arqueología sobre Marroquíes Bajos y sobre la cultura en la que esta se integra. Por eso afirmo (en mi respuesta al artículo de Díaz-montexano en diario Jaén del 19-03-2017, en el que me menciona) que mi investigación no tiene nada que ver con la búsqueda de la Atlántida ni se deriva de ninguna otra parecida o relacionada, y menos con la suya. Es decir, que lo que yo estoy investigando no guarda relación alguna con lo que Díaz-montexano cree e investiga. Lo que yo estoy investigando es si Marroquíes Bajos y la civilización a la que esta pertenecía fueron el referente de Platón, sin entrar en si existió o no una isla, si existe o no una civilización hundida, etc. Por eso no tengo obligación de citar ni referirme a libros o artículos suyos, ni de nadie, que no guarden relación con el objeto de mi investigación.

No soy tan tonto como para pretender honores por apuntar una posibilidad de este tipo (la estructura de Marroquíes Bajos se asemeja a lo contado por Platón sobre la ciudad y la ciudad de la Atlántida): sé que necesito aportar pruebas o al menos indicios serios de que mi hipótesis merece la pena de ser mantenida y estudiada. Por eso seguí con mis investigaciones, publicadas desde 2007 en mi blog El Jaina.

Me extrañaba que alrededor de tal posibilidad y de mis investigaciones se instalara el más absoluto y despreciativo de los silencios. Ningún medio impreso quiso publicar mis hallazgos. No lo entendía. Hoy ya comprendo que, por los enormes errores cometidos en la zona, por la mala gestión y los intereses urbanísticos, a las autoridades políticas y administrativas de Jaén no les interesa que una posibilidad como la que defiendo sea cierta, o si lo es que no se airé demasiado.  ¿O es que la posibilidad misma les cae demasiado grande y no saben qué hacer con ella?

Por qué estoy escribiendo sobre este tema: como escritor que lleva muchos años investigando sobre los procesos creativos es para mí una ocasión única de desvelar cómo funciona la imaginación creadora y la relación de los hechos con la fantasía ¿Qué significado profundo hay en los mitos y leyendas antiguos? ¿De qué manera se relacionan estos con los datos históricos y los hallazgos arqueológicos? ¿Qué era la ciudad de Jaén y su entorno para los griegos y otros pueblos antiguos? ¿Qué importancia y qué papel tuvo en las distintas fases de la prehistoria? ¿Qué significado se esconde detrás del enigma que algunos autores, como Eslava Galán, han apuntado?

Mi intención es, pues, investigar, dar a conocer para que se proteja el territorio sagrado de mis (nuestros) antepasados.

Puede que como resultado de mi investigación descubra, al menos eso va pareciendo, que Platón estaba hablando de algo real, que su relato no es mera fantasía y que su referente fue la ciudad calcolítica de Marroquíes Bajos y la cultura en la que esta se integraba. Estamos hablando de nuestros antepasados, de una cultura coetánea (probablemente anterior: Ex Occidente lux) a las culturas que se suponen inspiradoras de la nuestra. Conocer su visión del mundo puede enseñarnos dónde y cómo empezó el error y el horror, la pesadilla en que se ha convertido la historia de ser humano.

Evidentemente, esto no es importante solo para los jiennenses: espero que  lo entiendan.

© 2017- Luis Lucena Canales

Anuncios

2 comentarios sobre “Sobre las relaciones entre Marroquíes Bajos y la narración de Platón sobre la Atlántida (precisando mi objeto de estudio).

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: